La ELA no tiene cura. Su diagnóstico es una cuenta atrás.

El proceso es duro. Es una enfermedad altamente incapacitante, que supone un fuerte impacto a todos los niveles para quien la padece y para quien la vive. La pérdida de autonomía es constante y se necesita apoyo durante toda la evolución de la enfermedad.

 
La tarea de la Fundación Miquel Valls es acompañar y hacer más llevadero este camino a través de la atención personalizada a los afectados y sus familias, en casa y en el hospital. Les ayudamos con todo lo que necesiten, defendemos sus derechos, fomentamos y apoyamos la lucha por encontrar la cura a través de la investigación, y todo ello a través de un equipo de profesionales expertos en esta enfermedad.

Todo este trabajo es posible gracias a los colaboradores, entidades privadas, administraciones públicas, empresas y voluntarios, así como las familias que atendemos que nos apoyan y confían en nuestra labor, pero necesitamos más ayuda para continuar acompañando a los afectados de ELA y a sus familias y para luchar contra la enfermedad.

 


Con una colaboración de 10 euros al mes nos estarás ayudando a continuar trabajando en los proyectos que hacen más fácil la vida de los afectados de ELA y de sus familiares y seguiremos haciendo avanzar la investigación. También nos puedes hacer un donativo puntual o colaborar con otra cifra.

Por eso, con tu Gesto por la ELA podremos continuar haciendo posible lo imposible que todas las personas afectadas se van encontrando durante este duro camino.
 



 

nuevo newsletter

Suscríbete y recibe mensualmente toda la información sobre la Fundación Miquel Valls